viernes, 4 de noviembre de 2016

Mezquita del Cristo de la Luz






La mezquita del Cristo de la Luz es una mezquita califal del siglo X, (999) y un ejemplo único del arte de al-Andalus. Es un monumento importante hispano-musulmán y mudéjar que fue transformada en iglesia tras la Reconquista (XII), añadiendo un ábside mudéjar, de ahí el nombre del "Cristo de la Luz". Esta fue levanta en un barrio importante cercano a la Alcazaba. 
Respecto a la arquitectura es un templo pequeño, está formada por piedra y muros de ladrillo y con fachadas e mampostería Tiene planta cuadrada de unos 81 m2, distribuida mediante cuatro columnas en tres naves paralelas cruzadas por otras tres en sentido transversal, así queda dividida en nueve tramos cubiertos con bóbedas. En el interior está decorado con pinturas románicas que representan al Pantocrátor (Cristo en majestad) rodeado por el Tetramorfos (los cuatro símbolos de los eanvelistas)
Por último, merece la pena visitarla, ya que es uno de los ejemplos de las características del arte de musulmanes y cristianos.
Yasmina y Tamara - 3º ESO - CPEB de Cerredo

3 comentarios:

  1. Hola, yo fui a Toledo este año y hemos visitado en primer lugar esta mezquita, nunca había entrado en una mezquita.
    Me ha gustado mucho ya que tiene una construccion y unas pinturas muy interesantes porque son muy antiguas, de estilo románico. Además de la figura del Pantocrátor me fijé que hay otras en los laterales:
    Me he fijado que se ve bien visible una de un obispo y otra con la representación de unos ángeles llevando el alma de un difunto, en forma de niña.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Fue una pena que yo no pudiese ir, ya que parece una mezquita interesante, empezando por el arte musulmán y cristiano.
    Por las fotos, no parece que sea muy grande, pero me llamaron la atención las pinturas que están en la pared, que por lo que leí en Internet, tienen una historia muy curiosa.
    Creo, que aún que antes se utilizaba como mezquita, con el tiempo se hizo iglesia, y para ello se construyó la parte trasera.
    Era una mezquita de barrio,de menores dimensiones a las mezquitas aljamas. Resaltan las pequeñas cúpulas que cubren su espacio. La estructura exterior de la mezquita que está realizada en ladrillo rojo.
    Otra cosa que me llamó la atención fue la inscripción epigráfica de la fachada sureste está realizada en ladrillo rojo al igual que el resto de la construcción, y fue descubierta en el año 1889.
    La verdad, no puedo comparar esta mezquita con otra, ya que no estuve en ninguna, y tampoco recuerdo haber visto pinturas como esas, pero por lo que veo en las fotos y leí en vuestra entrada, creo que hubiese merecido la pena ir, así a todo, espero que lo hubieses pasado genial!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Yo no pude ir a Toledo, me hubiera encantado ir y ver la mezquita, es muy guapa por dentro más que por fuera, nunca había visto ninguna en persona por eso me intereso este tema.Lo que más me gusto fueron las bovedas de dentro.

    ResponderEliminar